Aclaraciones metodológicas: marchas exploratorias y recorridos de reconocimiento

En Col·lectiu Punt 6 llevamos muchos años desarrollando diferentes metodologías para describir, analizar y recoger la experiencia de las personas en los entornos cotidianos. Nuestro trabajo no parte de cero, sino que se alimenta de los conocimientos y de las herramientas que otros grupos y urbanistas feministas han desarrollado en las últimas 3 décadas.

Últimamente hemos recibido muchas solicitudes para realizar marchas exploratorias, tanto en Barcelona como en otros municipios de Catalunya y el estado. Y nos hemos encontrado muchas veces que existe un poco de confusión acerca de que es una marcha exploratoria y que es un recorrido de reconocimiento de la vida cotidiana. Por eso hemos pensado hacer este pequeño artículo para explicar la historia detrás de estas herramientas y como se diferencia una marcha de un recorrido.

¿Qué son y cómo se originan las marchas exploratorias?

Las “marchas exploratorias” son una metodología muy concreta desarrollado para la teoría y la práctica feminista que se centra en identificar aspectos urbanos relacionados con la percepción de seguridad en el espacio público desde una perspectiva de género. Las marchas exploratorias empezaron a hacerse en Canadá, en las ciudades de Montreal y Toronto a principios de los años 90. Surgieron después de que a finales de los 80, en respuesta al incremento de agresiones sexuales contra las mujeres en la ciudad de Montreal, grupos feministas se organizaran para presionar al ayuntamiento para que respondiera a esta problemática. Fruto de estas demandas, y de otras no solamente relacionadas con la seguridad sino también con la vida cotidiana de las mujeres, el ayuntamiento de Montreal creó el Consejo de Mujeres Montrealesas. Y una de las demandas y acciones que surgió de este consejo es la realización de auditoria de seguridad de las mujeres, y en particular, a través del desarrollo de marchas exploratorias por diferentes barrios de la ciudad. Femmes et Ville fue el programa de la ciudad que se encargó de llevar a cabo estas marchas. Las marchas exploratorias también se llevan haciendo en Toronto desde hace muchos años, a través de la organización METRAC. Años después este trabajo se internacionalizó con la creación de la organización no gubernamental Women in Cities International.

Las marchas exploratorias consisten en recorrer un barrio o entorno concreto con un grupo reducido de mujeres, entre 5 y 10 mujeres, con el objetivo de detectar y analizar qué elementos físicos y sociales condiciona la percepción de seguridad de las mujeres que viven y utilizan un determinado entorno. A parte de ser una herramienta de diagnóstico para obtener información de cómo responder a esta problemática desde el urbanismo, también es una herramienta de empoderamiento de las mujeres, ya que permite visibilizar el conocimiento que tienen las mujeres vecinas del entorno donde viven y por donde se mueven, a la vez que valora su participación en el diseño y la transformación de sus entornos urbanos.

Este trabajo que se inició en Montreal recogió mucha información sobre qué elementos contribuyen a la percepción de seguridad de las mujeres. De este trabajo surgen los famoso 6 principios básicos para un entorno seguro desde la mirada de las mujeres. El trabajo realizado en Montreal durante estos años se publicó el 2002 en la Guide d’amenagement por un environnement sécuritaire, coordinada por  Anne Michaud, respresentante de Femmes et Ville en aquellos momentos. Tanto estos principios como las herramientas de auditoría de seguridad urbana y de marchas exploratorias han sido adaptadas a diferentes contextos y llevadas a la práctica, por ejemplo, por la Red Mujer y Hábitat de América Latina, que llevan trabajando en proyectos de ciudades seguras para las mujeres desde los 90, Jagori en la India, o Col·lectiu Punt 6, con la publicación reciente de Entornos Habitables.

Las marchas exploratorias continúan siendo una herramienta indispensable para describir y analizar la percepción de los espacios desde una perspectiva de género. En la actualidad, se hacen marchas exploratorias con diferentes grupos. Pero es importante entender que, al tratarse de temas de violencia machista, es necesario que el grupo permita que las personas que lo integran se puedan sentir cómodas compartiendo sus vivencias y percepciones. Por lo tanto, es recomendable que no sean grupos mixtos, sino que se hagan con mujeres, o en grupos separados que comparten realidades. Por ejemplo: mujeres con diversidad funcional, mujeres lesbianas, mujeres trans, hombres jóvenes, mujeres mayores, etc.

25_9

¿Qué son y cuál es el origen de los recorridos de reconocimiento de la vida cotidiana?

En 2005 empezamos a trabajar como Col·lectiu Punt 6 en el desarrollo de lo que llamamos recorridos de reconocimiento de la vida cotidiana. Aprendimos esta herramienta en una formación de formadoras en urbanismo y género organizada por el Instituto Catalán de las Mujeres e impartida por las profesoras Anna Bofill, Zaida Muxí y Lidewij Tummers. Después de esta formación y a través de los más de 100 talleres “La experiencia de las mujeres en el entorno cotidiano” que desarrollados por todo el territorio catalán con grupos de mujeres y por encargo del Instituto Catalán de las Mujeres, desarrollamos y adaptamos nuevas herramientas de diagnóstico del espacio. Una de las herramientas que incorporamos fueren los recorridos de reconocimiento. Los talleres que iniciamos entonces se centraban en el empoderamiento de las mujeres para que participasen en temas relacionados con el urbanismo. Estos talleres se realizaban dentro de un espacio de encuentro del grupo de mujeres y se centraban en describir las actividades y desplazamientos que las mujeres realizan en su vida cotidiana sobre un mapa, primero desde la experiencia personal y después ampliando hacia la experiencia colectiva del uso de su entorno cotidiano. Pero la diversidad de situaciones con las que nos encontramos a lo largo de todo el territorio catalán, hizo que adaptásemos la metodología inicial al contexto y al grupo de mujeres participantes. En muchos casos la mejor manera de poder hacer este trabajo de descripción y diagnóstico era salir del aula e ir a caminar sus barrios y pueblos con ellas. Esta experiencia nos ha proporcionado una bibliografía muy amplia de la experiencia de las mujeres en sus entornos cotidianos.

Los recorridos de reconocimiento que proponemos desde Col·lectiu Punt 6 sirven para identificar los aspectos físicos, sociales y funcionales que influyen en la vida cotidiana desde la experiencia de las personas vecinas. En estos recorridos se analizan las diferentes variables de la configuración urbana: espacio público, movilidad, equipamientos, vivienda, participación y seguridad. La seguridad y la participación son variables transversales que se analizan cuando se habla de los otros aspectos físicos de la ciudad (espacio público, movilidad, equipamientos y vivienda). Por lo tanto, los recorridos de reconocimiento van más allá de los aspectos de percepción de seguridad.

A diferencia de las marchas exploratorias, los recorridos de reconocimiento se pueden hacer con grupos sectoriales o mixtos. Cuando se tratan de grupos mixtos es necesario velar para que se centren en la vida cotidiana de las personas como eje de análisis, y que la participación y las aportaciones de las mujeres no sean silenciadas.

Con los años, hemos ido incorporando y adaptando los recorridos de reconocimiento a los objetivos que se buscaban en cada uno de ellos, dependiendo de dónde provenía la solicitud y de quien participaba. Por lo tanto, se ha hecho recorridos de reconocimiento en el marco de diagnósticos participativos elaborados por la administración público, pero también recorridos de reconocimiento como forma de activismo y reivindicación vecinal. Por ejemplo, desde 2011, Col·lectiu Punt 6 organiza el recorrido Jane Jacobs en Barcelona, dentro del festival internacional Jane’s Walk que se realiza el primer fin de semana de mayo. Punt 6 en Barcelona y el Paseo de Jane en Madrid fueron los primeros colectivos del estado que empezaron a organizar estos recorridos, que ahora se desarrollan cada año en muchas ciudades del estado. Estos recorridos se hacen en coordinación con un grupo u organización vecinal, y son las personas vecinas las que tienen el protagonismo en estos recorridos, definiendo por qué zonas pasar y también los temas a tratar, siguiendo la filosofía de Jane Jacobs sobre como las personas vecinas son las expertas en sus barrios.

1505547_308279205996272_9147082311234208852_n

Para más información sobre las marchas exploratorias:

http://www.habiter-autrement.org/22_sex/22_genre.htm

http://femmesetvilles.org/

https://efus.eu/files/fileadmin/efus/secutopics/audits___methodologies/Exploratory_walks1.pdf

http://www.redmujer.org.ar/pdf_publicaciones/cartilla_pedagogica.pdf http://www.redmujer.org.ar/pdf_publicaciones/guia_caminatas.pdf

https://issuu.com/punt6/docs/entornos_habitables_cast_final

Para más información sobre los recorridos de reconocimiento

https://issuu.com/punt6/docs/mujerestrabajando